La ladrona de libros.

resena-ladrona-libros-markus-zusak-L-7boBKO“Érase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia.

En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía cuentos hermosos para escapar del horror de la guerra.

Al cabo de un tiempo la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras.

Con esas palabras se escribió una historia hermosa y cruel que ahora ya es una novela inolvidable”.

Este es el texto que podemos leer en la contraportada de La ladrona de libros. Ayer mismo lo terminé de leer y os lo tenía que recomendar. Hace tiempo me habían hablado de la obra de Markus Zusak y, con motivo del inminente estreno de la película, me he animado a leerlo al fin.

Os vais a encontrar con 533 páginas de ternura, vivencias entrañables y la crudeza de la guerra, porque no hay que olvidar que esta novela está ambientada en la Alemania nazi. Os lo recuerdo por vuestro bien, ya que me entregué tanto a las anécdotas y travesuras orquestadas por Liesel Meminger y Rudy Steiner que, cuando se empezó a hablar de bombardeos, refugios y campos de concentración, hubo momentos en los que sufrí bastante.

La narradora es la Muerte y, a pesar de no ser tan genial como la del Mundodisco, tiene su encanto. Lo único que le reprocho es que, de vez en cuando, tiene la fea manía de adelantar acontecimientos que te parten el corazón. Supongo que no lo hace con mala intención; seguramente sea una estrategia para que las malas noticias no sean tan impactantes y te vayas haciendo a la idea… ¡pero da igual! Amas a todos y cada uno de los personajes del libro y no encuentras ningún tipo de consuelo si les pasa algo malo.

Está escrito de una manera tan directa, sencilla y emocionante, que no ves las páginas delante. Es uno de esos libros que, una vez terminados, te dejan un vacío existencial bastante importante.

Me hubiera gustado que el autor hubiera desarrollado un poco más el último capítulo, pero no se hasta qué punto lo digo porque lo creo necesario o porque no quise asumir que se estaba terminando un libro maravilloso y necesitaba más.

¿Mi personaje favorito? Es terriblemente complicado quedarse con uno sólo. A pesar que Liesel es la protagonista, hay muchísima gente que le hace sombra. Los Hubermann son increíbles y, aunque Hans es un hombre sumamente bueno, tierno y con carisma, debo hacer una intensa defensa y promoción de la figura de Rosa, ya que tras ese rol de madre malhablada y generosa a la hora de repartir cachetes, es una mujer con un corazón de oro y es imposible no quererla.

Luego está Rudy. Ay, mi Rudy… El clásico niño travieso y picarón que te enamora al instante de conocerle. Todos deberíamos haber tenido un amigo como él en nuestra infancia.

¡Y que deciros de frau Holtzapfel! Secundaria de lujo.

Por último, quiero elogiar los dos cuentos que escribe e ilustra Max Vandenburg, nuestro judío favorito: El vigilante y El árbol de las palabras. Hay imágenes de ambos en internet, pero os recomendaría que los vierais en el propio libro, conforme lo fuerais leyendo. Son sumamente sencillos, casi rudimentarios, pero especialmente bellos.

Puntúo este libro con 4 de los 5 terronillos posibles:

Sugar Sugar Sugar Sugar

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s